El océano al final del camino (Neil Gaiman)

El océano al final del camino  

Conocido por su trabajo en series de cómics como The Sandman y novelas fantásticas como American Gods, Stardust y Coraline, os recomiendo un libro que me gustó e inspiró para mi último trabajo: El océano al final del camino.

La voz narrativa infantil, el inquietante manejo de lo fantástico que se cuela por las rendijas de la realidad, la sensación ambigua (¿lo he visto? ¿no lo he visto? ¿es real o está en mi mente?) y el viaje de descubrimiento de quien todavía no le tiene tomadas las medidas al mundo fueron los elementos que más me gustaron de esta novela.
 

 

Hace cuarenta años, cuando nuestro narrador contaba apenas siete, el hombre que alquilaba la habitación sobrante en la casa familiar se suicidó dentro del coche de su padre. Este acontecimiento provocó que antiguos poderes dormidos cobraran vida y que criaturas de más allá de este mundo se liberaran. El horror, la amenaza, se congregan a partir de entonces para destruir a la familia del protagonista.

 

Su única defensa la constituirán las tres mujeres que viven en la granja desvencijada al final del camino. La más joven de ellas, Lettie, afirma que el estanque es, en realidad, un océano. La mayor dice que recuerda el Big Bang.

 

 

También me gusta mucho que Gaiman suela apoyarse en referencias clásicas de mitología, a partir de la cual escribió American Gods y un volumen de Mitología nórdica.

Fue El océano al final del camino el que me llevó a buscar su misma editorial y a participar en el Premio Mont Marçal 2017, del que quedé finalista con El Club de las 50 palabras.